viernes, 11 de enero de 2013

Viernes de cine: Rompe Ralph

. viernes, 11 de enero de 2013


Cuando la expresión "ya peina canas" deja de ser una expresión, quiere decir que tengo muchas historias a mis espaldas. Soy tan mayor (que no viejo) que cuando era pequeño no existía internet. Y tener un ordenador era prácticamente un lujo. ¿Videoconsolas? Algo se atisbaba en el horizonte, pero ni por asomo nada parecido a lo que tenemos ahora. Ahora a la gente le parece lo más normal el efecto tridimensional de una 3DS o la potencia de la PS Vita. ¡Con la cara que se nos quedó cuando pudimos jugar al Tetris en una pantalla monocroma en cualquier lado gracias a la primera GameBoy!


¿Y este ataque de nostalgia videojueguil a qué viene? Pues como no podía ser de otra manera, al estreno de Rompe Ralph, la última genialidad de Disney. Una Disney que llevaba mucho tiempo cuesta abajo y que, si no llega a ser por la grandiosidad de Pixar, ya se habría quedado desfasada, cinéfilamente hablando, hace muchísimo. Sin embargo, en 2010, esa caída parece que empezó a frenar gracias a uno de sus mejores estrenos en años. La preciosa Enredados, la cinta en la que nos contaban la historia de Rapunzel y su larguísima mata de pelo y que parecía que se convertiría en la abanderada del nuevo amanecer de la compañía del ratón. O por lo menos eso es lo que quisimos creer muchos. Y sí, apenas un par de años después Rompe Ralph viene a confirmar lo que todos deseábamos. Disney está volviendo.

Videojuegos ¿para todos?

Personalmente tenía muchísimas ganas de ver esta película desde que supe de su existencia. Por una parte me hacían gracia los cameos que se veían en los avances, pero sobre todo, tenía muchas ganas de ver una película que se desarrollaba dentro del mundo de los videojuegos. Cuando salimos del cine, le dije a Benyloop que Rompe Ralph es lo que quiso ser Tron. Error. Es el Tron de esta generación. 

Uno de mis miedos a la hora de ver la cinta era si mi mujer o mi sobrina la disfrutarían. La pequeña seguro, a fin de cuentas, los dibujos gustan independientemente del argumento. Pero mi mujer era otra cosa. Ella nunca ha sido tan friki como yo para los juegos, y personajes como Sonic o Zangief son prácticamente unos desconocidos para ella. Ya ni hablemos del camarero del Beer Tapper, un juego al que buenos vicios nos pegamos en su momento Taku y yo. Así que la duda era, ¿le gustará la película o estará pensada solo para los que hemos tenido una infancia tan friki?

Afortunadamente Disney lo ha hecho muy bien y la película gusta a todos. Las referencias a videojuegos (clásicos o modernos) son algo que disfrutaremos los más puestos en el tema, pero el mundo dentro de las máquinas está tan bien hecho y es tan creíble que aunque no hayas jugado nunca a una recreativa lo disfrutarás igual. 

Muy bonito todo pero, ¿de qué va la película?

Me emociono tanto contando las virtudes del mundo en el que se desarrolla que ni me he metido aún con la historia. Ralph es un personaje de una máquina recreativa, de una muy antigua. Su juego es muy parecido al Donkey Kong de toda la vida. Pero solo hay un problema. Él no es el prota, es el villano. El héroe del juego es Félix Jr., de hecho el juego se llama "Fix-it Felix", y el héroe tiene que arreglar los destrozos que va haciendo Ralph en un edificio. Esto no sería del todo malo si no fuera porque Ralph no es muy querido por sus compañeros de trabajo, dejándole apartado de todos los saraos, incluso del 30 aniversario del juego. Así que Ralph decide abandonar su juego para conseguir una medalla que le acredite como héroe y así ser aceptado por sus compañeros.

Esta aventura es la que nos permitirá ver los múltiples cameos además de adentrarnos en dos juegos muy particulares. Hero's Duty, que viene a ser una parodia del Halo y del Call of Duty y Sugar Rush, un Mario Kart pero con chuches, ¿y a quién no le gustaría un Mario Kart con chuches, eh?

La película por supuesto tiene moraleja final, si no, no sería Disney, pero no es tan molesta como puede serlo en otras ocasiones. En definitiva, nos encontramos con un futuro clásico Disney en toda regla. Muy recomendable tanto para niños como para mayores, y si tienes un pasado gamer ni te cuento lo que la vas a disfrutar. Y vosotros qué, ¿la habéis visto ya? ¿Os ha gustado o la odiáis con todas vuestras fuerzas?

1 comentarios:

Taku dijo...

Momentazo cuando salió el bar y nos recordó el Beer Tapper, eh?? me encantó la película. Me pareció muy entrañable. A ver si sale pronto el blu-ray!!!

Publicar un comentario