martes, 18 de marzo de 2008

Yo, yo mismo, y mi frikismo

. martes, 18 de marzo de 2008

Si en aquellos tiempos en los que algo olía a podrido en el reino de Dinamarca Hamlet se atribulaba con su "¿Ser o no ser? esa es la cuestión" hoy, en un siglo XXI que ya está cogiendo carrerilla, nos preguntamos algo igualmente profundo "¿Qué es ser Friki?"

Desde la primera versión anglosajona de la palabra Freak, que se refería a seres más o menos raros y vinculados al ambiente circense (la mujer barbuda, la vaca de dos cabezas, el gay republicano...) el frikismo ha evolucionado hasta lo que es hoy en día. Podemos definir Friki como todo aquel que presenta un interés extremo, que roza la obsesión, por alguna actividad, tema y/o afición siendo en ocasiones tachado de excéntrico o raro de narices.

Las aficiones del friki

No todas la aficiones te pueden colgar la etiqueta de Friki, me explico.

Dominar el latín clásico y el sánscrito: NO FRIKI
Dominar el klingon y el élfico: MUY FRIKI

Tenemos cuatro lenguas inútiles, pero el primer sujeto no es un friki y el segundo sí...¿Por qué? muy sencillo, el Friki se ha formado en la clandestinidad, ha cultivado su afición rodeado de la prohibición, la frase que más ha escuchado es "anda niño...deja de perder el tiempo con esa tontería".

Nuestro estudiante de sánscrito ha ido a la universidad, era un chico normal que nunca ha roto un plato, un vecino excelente...vamos, como los asesinos en serie, sin embargo, nuestro friki que habla klingon en círculos reducidos siempre ha sido considerado un tio raro, que vestía raro, que hacía cosas raras...es decir, lo que la gente cree que es el comportamiento de un asesino en serie.

La vida real no es para el Friki

El Friki es plenamente consciente de que tiene que madrugar, ir al curro, pagar las facturas y esas cosas, pero considera que ya tiene suficiente dosis de realidad después de ocho horas de aguantar al jefe, así que, después de sus obligaciones necesita evadirse con algo completamente distinto, como por ejemplo un cómic de superhéroes, una novela de fantasía medieval o el último capítulo de su serie favorita.

El friki adora a la gente mejor que él, quiere ser como ellos, intenta superarse...no como esa panda de amebas sociales que se ponen a ver series que "reflejan la vida real" que lo único que hacen es mostrarte a seres con vidas desgraciadas para que te sientas mejor.

Por ejemplo, gracias a CSI un Friki sabe lo que es el luminol, como encontrar huellas, detectar pólvora en un sospechoso y si le das un par de guantes de látex y unos bastoncillos para las orejas es capaz de resolver cualquier crimen, por otro lado, ¿Qué aprende la gente que ve telenovelas? nada en absoluto, sólo a lamentarse de lo dura y cruel que es la vida.

Para que os hagáis una idea...el Friki quiere ser como el Doctor House, el no friki como la pringada y amargada de Meredith Grey.

La tecnología: Su mejor amiga

El Friki es un amante de todo lo nuevo, devora todo aquello que sea una novedad y le transporte a fronteras de conocimiento nunca antes cruzadas por ningún otro ser humano, y por suspuesto el campo que más innova en nuestros días es la tecnología.

Gracias a los frikis, los no frikis entienden esta sociedad en constante cambio y pueden manejar sus portátiles, MP3, cámaras digitales y demás cachivaches electrónicos...el no friki considera al friki un ser inferior, pero en cuanto se le rompe algo va lloriqueando al Friki para que se lo arregle y le saque del pozo de ignorancia en el que vive hundido hasta el cuello.

El uniforme del Friki: La camiseta

Todo Friki que se precie expresa su frikismo a través de camisetas con mensaje, puede ser sobre su serie o película favorita o quizás con una frase/imagen ingeniosa sobre su particular modo de ver la vida, el Friki de verdad no se avergüenza de su frikismo, es más, lo predica a los cuatro vientos y nada mejor que estas versátiles prendas de vestir para hacerlo.

Espero que estos humildes párrafos os hayan servido para comprender la compleja sociedad friki, y sobretodo para respetarla como se merece porque si en algún momento nos invade un maligno imperio galáctico somos los únicos que sabemos como combatir contra él...o unirnos a él.

2 comentarios:

Eldemo dijo...

Qué bueno, di que sí, los frikis nos sentimos orgullosos de serlo! Pero en estos tiempos que un friki es Rodolfo Chikilicuatre o Tamara (o como se llame ahora), Leonardo Dantés y compañía, ha salido una palabra nueva para identificarnos como seres únicos, complejos y exquisitos. Geeks! Fíjate, si incluso suena mejor y todo xD

éter dijo...

Geek... que gracia. ya se que no paro con los enlaces, peroleer sobre el frikismo me recuerda a muchas cosas... ¿quieres conocer tu nivel de geekismo? pues toma el Geek Test:

http://www.innergeek.us/espanol.html

Publicar un comentario